Yo quiero escribir un blog ¿cómo le hago?

 

Hace poco di una plática de lo básico en la cafetería Maxi House (que tiene una pared de pizarrón muy padre, que muy amablemente me dejaron profanar con mi espantosa letra).

Sin embargo, me siguen llegando mensajes de «se oye padre, quiero abrir un blog», «yo sí ocupo que me dediques un tiempito para eso», «Help! Tengo mucho que contar ¿Cómo se hace lo del blog?» y similares,  (incluso el de «tu que tienes chancita y ya tienes experiencia, házmelo, y yo ya nada más le sigo»).

Entonces les comparto esta mini guía, que espero les ayude.

El primer paso para hacer un blog, es querer hacerlo. Suena así de «vaya, que simple, bravo ¡genia!», pero ese es el paso uno ¡Decidirse! Por desgracia, con solo desearlo o “conjurarlo” no va a aparecer con los brazos abiertos y les va a decir con voz seductora «escríbeme». Qué más quisiéramos. Pero en realidad no es nada complicado, solo requiere de un poco de su tiempo y de…

El pasó número dos: Piérdanle el miedo. Yo sé que todos quisiéramos de buenas a primeras, un diseño precioso, único, limpio, profesional, creativo, espectacular, que refleje nuestro buen gusto interior y que gane premios de la BauHaus y el MoMa por igual; con entradas que dejen con la boca abierta al mundo editorial. Y mientras tanto, todas esas ideas, todos esos posibles tópicos a tratar, se van acumulando y empolvando, porque no nos atrevemos a dar el paso.

Todo blog y toda persona que hace blog sabe que es un arte perfectible. Y todos esperamos eso. La mejora se va dando conforme a la práctica. Vamos, por algún lado tenemos que empezar.

Paso número tres: ¿De qué vas a bloguear? Puede ser de cualquier tema: música, ensayos, recetas de cocina, noticias, historias, fotografías, DIY, crochet, tragos, fitness, reseñas de libros, cuentos de moteles, el día a día con tus hijas super crazy…  No importa. ¿Qué es eso que tú tienes y quieres aportar?

No crean, el blog también tiene su beneficio terapéutico.

Ahora sí, pasemos al plano de la creación.

Paso cuatro: Abre un correo para eso, y yo recomiendo que lo hagan en Gmail, y paso cinco: ve pensando el nombre de tu blog.

Imagina que te preguntan el nombre de tu blog y les tienes que deletrear, o que lo googlean porque se les olvidó  y lo que quieres es que te encuentren.  Mucho más fácil si es tu nombre, o algo relacionado con lo que haces.

Ahora el blog también funciona como portafolio de tus muchos talentos.

Bien, es momento de escoger la plataforma. La más fácil, ya que tienen Gmail, es Blogger. Tiene muchas plantillas. Busquen una que les guste, y experimenten ahí con todo lo que hay (en esa). Luego está WordPress, la preferida y más usada, pero un poquito más complicada (un poquito, nada más, nada que un poco más de atención no cure). Nadie va a programar nada, no se asusten, solo lean con cuidado, son plataformas muy amigables.

Ahora también están el Tumblr que también funciona como red social, editas tu página de perfil, pero en escritorio todo se ve igual (ese me gusta más para foto o ilustración, pero hay de todo), y el Medium (ese me gusta porque es muy muy sencillo, el más simple de todos; foto, texto, no tienes que diseñar nada, es cel friendly y porque te dice un promedio de lo que duras leyendo).

Yo recomiendo que no usen fondos oscuros y letras claras, y que sea lo más limpio posible, pues, si están escribiendo, lo importante es que se lea bien y claro de lo que escriben. Que el mensaje llegue.

Si lo que quieres hacer es video, esta Youtube, Vimeo, que son las más populares (aunque también WordPress ofrece plantillas especiales para videos). Aunque para esto ya se requiere un poco más de producción (nada que un buen celular y un tripié no arreglen).

Paso siete: Truénate los deditos, sírvete un cafecito y disfruta realizar tu primera entrada.

Realízala, revísala, pásala por un corrector ortográfico y dale publicar. Te vas a sentir mucho mejor después de quitarte ese peso de tus hombros. Ver tu primera entrada, es liberador.

No desesperes. Es asunto de regalarse un tiempo y hacerlo, pero sobre todo de continuarlo. Ese es el chiste del blog, que tenga cierta periodicidad, no tiene que ser rigurosa, por lo menos que se vea que hay movimiento o novedades. Que feo se siente que te pasen un blog en el que su última entrada, es de hace un año o más.

Y por último, promuévete en las redes sociales, invita a los demás a leer tus entradas. Si les gusta regresarán y  te leerán sin decirte nada. Nunca sabes quien te puede leer

Ahora unos tips.

Sean ustedes mismos. No traten de copiarle a fulanita o a zutanito, porque es la tendencia y porque seguramente así se hacen las cosas ¿Se acuerdan de Yorsh de Polanco?… Exacto. Sean ustedes, no se traicionen.

Si van a ilustrar algo o quieren usar una imagen, usen sus propias fotos. Muy importante. Es lo mejor y es más profesional. Si por ejemplo, queremos usar de esos posters de frases motivacionales o parecidos, pueden ir a Canva, que es gratis, y ahí diseñar ustedes sus propios pósters, tienen plantillas gratis y otras que te cobran uno o dos dólares. Yo sé que hay imágenes muy padres circulando en la red, y hay las que se adaptan a la perfección, pero lo menos posible mejor. No cometan el mismo error que yo (y que muchos) Ahora con la cámara del teléfono, tienes todo en un dos por tres.

Olvídense de ponerle música. En algunas plantillas viene esa opción y yo sé que suena como a una buena idea, pero la verdad es que ni se disfruta; carga más lento y no a todos les gusta lo mismo que a ti (luego se olvida y no sabes ni de dónde viene la música, cierras ventanas, una psicosis). Si quieres recomendar algo, mejor comparte videos de YouTube, o una lista de Spotify. Ya el lector sabrá si lo escucha o no, y lo va a agradecer.

Inspiration everywhere! Olvídense de las sequías. Bajen el Evernote a su teléfono y salgan al mundo. Anoten cada idea que les venga a la cabeza. Casi siempre una caminata despeja la mente. No falta el evento jocoso, lo dicho por alguna persona, la reflexión o la opinión del tema del momento. Si todo falla ¡dense una vuelta por Twitter!

Si de herramientas hablamos, no necesitan mucho, todas las herramientas que necesitan, están en su teléfono. Pueden bajar la app de donde tienen su blog y hacer entradas desde su móvil.

Y, muy importante y altamente recomendable: visiten blogs, en especial aquellos similares a lo que ustedes quieren hablar. Eso es muy importante, les va a ayudar mucho a decidirse, a ver como resuelven ciertos problemas, como tocan ciertos temas y ver que otras opciones hay; por ejemplo para las fashion bloggers está LookBook, para los escritores WattPad  (y Novelistik), para los gamers, Twitch, food bloggers que hacen sus propias apps, etcétera.

Entonces, ya tienen lo principal ¡las ideas! ¿Qué esperan! ¡Manos a la obra!

Comments

comments

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply