Y llegamos al Cinemartes #100

100 proyecciones, 100 martes de cinéfilos, 100 tardes de café y películas al aire libre.

Desde el primer cinemartes en agosto del 2013 con  To The Wonder del director Terrence Malick (2013), hasta ahora,  dos años después con Birdman de Alejandro González Iñárritu

Un esfuerzo de amigos que con esmero seleccionan la película a ver.  Nina, culturera omnívora (que tanto le entra al cine, como a la literatura como a la música)  y directora del Cine Club  y Socorro, un cinéfilo conocedor, que habla de directores, productores, fotógrafos y realizadores como de cuates en el bar.También Luis Altamirano, Marissa Hernández, propietarios de la cafetería que con gusto apoyaron este plan desde el principio.

Martes con martes, montando todo, saludando, esperando a los asistentes (que hay veces que son los mismos), viendo la película, comentando al final. Entre todos los compromisos, este es uno que se ha hecho tradición.

Con frio o calor. Con colcha o ventilador, es curioso ver las fotos de los asistentes según las estaciones.

Con la opción de café, frappes, helado, o lo que haya en los alrededores (y con la bondad de que aceptan perros, Tábata ha ido a algunas presentaciones, pero parece más interesada en los gatos)

Joya tras joya. Entre películas clásicas, de culto, poco comunes (incluso extrañas) y recientes ocurren los martes en la terraza del Café Puerto viejo. Ofreciendo otra perspectiva del mundo del cine, una más alternativa (como la de Under the Skin que yo me quedé con cara de “¿Qué?”, y mejor mi amiga se apresuró a hacer una explicación rápida, para que no anduviera yo por la vida con cara de mensa)

También se incluyeron presentaciones especiales con los realizadores, Festivales de cine, video y documental, incluida la presentación del documental ABC y la fiesta de artistas en la calle mientras se proyectaba la película de Pink Floyd The Wall, que por obvias y bohemias razones es la que tengo más presente el mi cabeza… La 35 creo. Con pintores, músicos… Se cerró la calle, se puso la peli, los artistas se armaron con colores y se armó la fiesta.

En verdad en mi mente no parece que hubiera pasado tanto. Supongo con el hábito se forma una línea de tiempo que transcurre de incógnito, un presente continuo hasta que ¡BAM! Te cae de sorpresa el número.

Es cien, un número redondo, bonito, un estándar de medida que incita al festejo. Entonces cerraron la calle, pusieron palomitas, escogieron pastel, imprimieron  todos los carteles que se hicieron para la promoción de las películas para hacer una expo.

¿Cuáles te perdiste? ¿Cuáles quieres volver a ver? ¿Cuáles de plano dijiste “no sé lo que está ocurriendo”?

Yo, de la que me quedé con ganas de ver es  Sólo los amantes sobreviven (Only Lovers Left Alive, 2013) de Jim Jarmusch.

Y ojo, que esto no termina aquí. Solo es un pretexto para mirar atrás lo logrado, celebrar, y seguir con los #cinemartes.

 

Cada martes tienes la opción de relax, ir por un café y ver una peli

Comments

comments

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply