Play Ball! Estadio Francisco León García

Aficionados del béisbol de Puerto Peñasco y la región han mencionado infinidad de veces el nombre Francisco León García cuando se refieren al estadio de béisbol  de esta localidad, pero realmente pocos saben (sobre todo las nuevas generaciones) quien fue este señor y por qué es que se  le nombró así a este recinto deportivo.

Al señor Francisco León García, mejor conocido entre sus amigos y cercanos como “Pancho” León no le tocó   presenciar la develación de la placa del estadio de béisbol cuando le pusieron su nombre, falleció unos meses antes víctima de una enfermedad.

Sin embargo además de dejarle el nombre al estadio de béisbol , Pancho León sembró un legado en la promoción y organización  del  rey de los deportes en este puerto, con sus incontables gestiones de patrocinios , buscar lo necesario para que los juegos se llevaran a cabo y liderar al equipo de casa , eso entre muchas actividades más que realizaba  para sacar adelante las temporadas,  que lo hicieron destacar como un real promotor del béisbol y por eso en una junta de cabildo en la administración de Gilberto Castillo ,  es que se eligió su nombre para llamar así al estadio que contaba ya con 10 años de su construcción.

Foto utilizado con permiso de Alberto Aldrete

Cuando Francisco León llego a vivir a Puerto Peñasco andaba por sus veinte años, venía con su familia de Pitiquito y antes de llegar a ser promotor de béisbol se aventuró con el oficios de albañil de cuchara, pescador y chofer de taxi , eso sí , siempre cerca del béisbol .

Fue ante la necesidad  de  una persona que se encargara de promover  las temporadas y encargarse de los equipos  cuando Francisco León le entró, una fase antes de que iniciara la Liga Norte de Sonora.

En sus años de promotor Pancho León se enfrentó al éxito, la victoria, a la derrota y a los sin sabores, así como hacerla de promotor, gestor, aguador, líder , consejero y aunque nunca jugó en el campo , se la jugaba para sacar adelante las temporadas.

En esos años los juegos se llevaban a cabo en los  campos de béisbol   que existían como  el Armex  y la Hieleria  y después  en el  estadio  que se construyó en el centro de la ciudad  donde está ahora  farmacia Benavides.

Por el año de 1952 se casó con Margarita Moreno con quien procreó cuatro hijos: Carlos Francisco,  Gustavo, Ramón y Lourdes Margarita, su esposa también aficionada a este deporte  además de las labores del hogar apoyaba en lo que podía a su esposo en el quehacer beisbolero , la hizo de cocinera para los peloteros  , de enfermera  , zurciendo algunos trajes rotos ,acarreando agua y hasta perseguir pelotas  que se salían del campo.

Entre las anécdotas que amigos y familia de Pancho León más le recuerdan , entre ellos su hijo el abogado Ramón León, están las veces que viendo como el equipo contrario  aventajaba  a los Tiburones , el promotor amenazaba con que ya seguía el turno  de Rene Romo .

“ Espérense que ahí viene rene Romo.. jijos del Ejido de la Sangre “ les decía.

También se le recuerda cuando fue nombrado comandante de la Policía Municipal en la administración de Oscar Palacio Madueño , “Contaba riéndose , que la raza  sacó que el primer día  de sus labores, reunió a todos los policías frente a la Ventura G. Tena, los puso en fila y muy orondo les dijo,  señores policías, son las 6 de la tarde  ¡Play Ball !”   , así lo describe Amaranto Celaya en un fragmento del libro  Andanzas.

Otra remembranza que hace su familia es cuando un juego tuvo que ser suspendido por  una  tormenta y ráfagas de  rayos que  asustaron a los asistentes cuando uno de estos  cayó  en la torre central , el juego  se canceló , la gente se fue  y Francisco León con un compañero se quedaron hasta el final  cuidando las candilejas.

También un día tuvo la oportunidad de invitar  a cenar al Señorial a Héctor Espino y Pancho Barrios   cuando andaban  de gira por Puerto Peñasco  y no durmió de lo lurio que andaba     (retomado de libro Andanzas de Amaranto Celaya).

“Francisco León fue un hombre de pocas palabras, un aficionado y fiel  a los  Tiburones, vivió el besibol  como directivo , como promotor , y si ,seguro  cometió errores , se puede destacar  que siempre fue un hombre bien intencionado , fue un gran acuerdo haberle nombrado así al estadio “ cuenta el dentista Joaquín Hernández , quien tuvo la oportunidad de conocerlo y estar cerca de su familia.

De sus gustos le recuerdan que leía obra de Antonio Plaza, “la voz del Inválido” era su poema preferido, también se le recuerda una frase que siempre repetía cuando escuchaba una banda de guerra   “Llorando respondió guerrero, la voz de mi patria es lo primero “.

Aunque la muerte lo sorprendió relativamente joven luego de padecer una enfermedad que a decir de Amaranto Celaya soporto con estoicidad y mucha hombría, tuvo la oportunidad de ser homenajeado en vida con algunos reconocimientos, como fue cuando se  le celebraron sus  25 años dedicados al béisbol  por parte de La unidad  Deportiva Municipal y el equipo de Bahía Adair y también en el año de 1978 se le hizo un reconocimiento por ser el principal promotor del equipo de los Tiburones, también  recibió un reconocimiento  por su colaboración en el deporte, de parte del Estado de Arizona

Otros honores que recibió fue cuando en septiembre de 1979 se logró el campeonato de los Tiburones y lo dedicaron a su memoria.

A su hijo Ramón León si le tocó presenciar la develación de la placa  donde nombraban al estadio Francisco León García  en  enero de 1979 , él estaba ahí junto con su familia rindiendo honor a su padre , aunque  le hubiera gustado , dice ,  haberlo tenido con vida aunque el estadio no llevara su nombre.

Hoy a 38 años de este evento y de la reciente  remodelación de casi todas las áreas, el estadio conserva el nombre de Francisco León García, que a decir de su hijo y allegados es un acto destacable y sano, porque al conservar el nombre se conserva a su vez la historia del béisbol en Puerto Peñasco.

Comments

comments

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply