El señor de la sonrisa amable y de las propinas más generosas

Una persona que encontraba la felicidad al ayudar a las personas necesitadas fue  Rodger Clifton, el señor de la sonrisa amable  y de las propinas más generosas.

Acompañado de su inseparable esposa Jeanette  y luego de varias visitas a Puerto Peñasco, escogió en los noventas  a Puerto Peñasco como su hogar, en donde todavía no  terminaba de instalarse cuando ya se iniciaba una historia de altruismo , empezando por asociaciones como CEDO y con las personas menos afortunadas que se encontraba en su camino.

Contar cada acto de altruismo en el que se involucró Rodger Clifton llevaría varios párrafos,  pero podría resumirse  a  la felicidad que encontraba al ver la sonrisa de la  persona que pudo ayudar, al saber que pudo resolver un problema económico o de salud de alguna persona de escasos recursos.

La quietud del pueblo pesquero, en donde entonces no había turismo ni grandes hoteles fue lo que atrajo a Rodger para quedarse a vivir con toda su familia a quien trajo por la carretera de Sonoyta  cuando aún no era remodelada.

Desde su llegada se involucró en proyectos  como el patronato de CEDO , en la construcción de espacios para el Albergue Infantil Amores , apoyando directamente  en el Asilo de Ancianos José Dávalos, así como el proyecto de construcción de más de 2 mil viviendas para familias menos afortunadas.

Al instalarse en el puerto Rodger  se rodeó de gente emprendedora, ahí conoció a Enrique Rodríguez a quien adopto de cariño como un hijo y así  con toda una carrera de experiencia en el giro de bienes raíces en  Estados Unidos entre otros rubros, iniciaban la empresa First Mexican Investments con recursos propios,  a la par en que se involucraban en proyectos de apoyo a las personas más vulnerables.

“Para él,  el único pago era ver una cara feliz, el esperaba ver una sonrisa cuando podía apoyar, era su satisfacción ayudar,  no había otro interés que el altruismo “recuerda Enrique Rodríguez quien fue una persona muy cercana a Rodger además de su socio.

Entre los apoyos más importantes se destacan los recursos de otorgaba mensualmente a la manutención del Albergue Infantil Amores, así como recursos directos para la ampliación de sus jardines y de una capilla para este centro de ayuda, también lo hizo con la casa Hogar Jose Dávalos con la donación de efectivo y constantes apoyos.

Otro beneficio que recibieron más de dos mil familias de Puerto Peñasco gracias a la intervención altruista de Rodger fue la construcción del igual número de viviendas,  dos mil familias pudieron tener un hogar y un techo donde vivir, gracias a que Clifton se coordinó con asociaciones norteamericanas para apoyar a la fundación  Amor Ministries  para traerlos y que les construyeran sus casas.

Un proyecto más fue la construcción de  la casa de llantas, en el CEDO , en una campaña para erradicar las moscas a la vez que promover el reciclaje con alumnos de secundaria que se involucraban directamente.

Además de apoyos directos con  efectivo o coordinando ayuda en especie, también colaboro  con  cada gobierno municipal en turno, lejos de hacer crítica sobre las gestiones de los funcionarios, se acercaba y apoyaba en proyectos como  instituciones de albergue para niños, con DIF  así como en instituciones educativas y hospitales.

El señor de las  propinas más generosas.

Otra de las cualidades de Rodger que marcaron a decenas de empleados, meseros, músicos y empresarios fue su relajada forma de resolverles el día, la semana o quizá una buena temporada con sus generosas propinas.

Así es, Ese momento en el que la persona que lo atendía era retribuido con mucho más de lo que podían esperar de un comensal.

“El se sentía feliz de ver el rostro de la persona cuando descubría su propina , había quienes gritaban de la emoción y Rodger se sentía feliz  con haber lo apoyado, con haberle hecho el momento a la persona”  cuenta Enrique.

Sus propinas se convertían en apoyo a grupos , como fue el caso de la vez que asistió a la inauguración de un negocio de hamburguesas de su amigo Larry Large, ahí  Rodger le dijo a Larry , “Quiero la primer hamburguesa que aquí se cocine”  y Larry le respondió  “Así será , pero esta hamburguesa te costara 10 mil dólares para apoyar a mi fundación”   y una vez más el señor Clifton convertía una aventura en apoyo a decenas de personas.

También se le recuerda cuando en una subasta de una pequeña piñata  que hacia el  Centro de Atención Múltiple  La Montaña  Rodger la terminó comprando en 2, 280 dólares , apoyando así a los niños que eran atendidos en esta institución.

Cada paso que daba Rodger era acompañado de Jeanette su esposa , una mujer de carácter amable que siempre esbozaba una sonrisa,  y juntos hacían  una pareja que no podían pasar desapercibidos al lugar donde llegaban.

Además de apoyar a miles de habitantes de Puerto Peñasco se involucraron en proyectos en otras ciudades , como un orfanato en Altar y en sus últimos días , aun con su enfermedad avanzada apoyaban a personas de Tucson Arizona, en el comedor de Santa María  en Centro de Mujeres  de Hermana Jose  con la construcción de un edificio .

A pesar de haber logrado muchos éxitos, y haber llegado a tanta gente  Rodger nunca perdió el sentido de humildad y sencillez, nunca fue su necesidad pregonar tanta  generosidad de su parte, lo mostraba con hechos.

De entre algunos proyectos que le hubieran gustado continuar es lograr una playa publica, con todos los servicios para los puerto peñasquenses  y seguir apoyando con mas becas a estudiantes  según contó Rodger en una entrevista a Guillermo Munro para la revista Nuestra Gente ( Edición No. 38).

De parte de presidentes municipales, así como del gobierno estatal y asociaciones, se le entregaron decenas de reconocimientos en agradecimiento a todo el apoyo que recibía la comunidad de su parte.  Su nombre fue elegido para colocarlo en la  carretera que conduce al Centro de Convenciones y sector de condominios  , se le otorgo el galardón  de Amigo de Puerto peñasco en 1999 por parte de la administración municipal en turno , también el gobernador del estado en turno en 2013,  entregaba un reconocimiento a Rodger por su valioso apoyo al sector inmobiliario y a los puertopeñasquenses.

El año 2017 inició con la partida de Rodger Clifton, el día 05 de enero ,  se despedía  tranquilamente de  su  familia después de una larga enfermedad  a sus 81 años.

A su partida  le honran con su ejemplo su  esposa Jeanetthe  E. Clifton su” Yum Yum Preciosa”  y sus hijos Patrick,  Michael y Matthew ,asi como la chispa de sus ojos, sus diez nietos y en camino a su bisnieto a quien no conoció.

También sus hermanos, nueras, sobrinos, amigos, muchos amigos y a Brian su hijo quien se adelantó en el camino.

“Para disfrutar el sabor de la Vida hay que tomar grandes mordidas, La moderación es para los monjes  “, así  reza en el obituario   a sus  tres meses  de partida, un lema  que Rodger tomó de  Robert Heinlein . Una frase que hizo suya porque habla de él, el señor que tomó la vida para vivirla intensamente, que dio y compartió con quien pudo, sin reservas y que encontró la riqueza en el don de ofrecer.

Este sábado, 1 de abril habrá una celebración para recordar la vida del Sr. Rodger Clifton, compartiendo historias y sonrisas como a él le hubiera gustado. 3 pm – 7 pm en el salón de eventos Quinta Ventura.

Comments

comments

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply